Almíbar para empapar bizcochos

El almíbar es una dilución de azúcar, que se usa para empapar bizcochos, tartas e incluso otras piezas de bollería para hacerlas más untuosas al paladar.

Es una preparación que dura mucho tiempo en la nevera y si se le va a dar uso habitual, como es en mi caso, es preferible hacerlo en mayores cantidades.

La receta que os doy es la que yo uso, sirve para hacer un litro de almíbar y se puede aromatizar con lo que se quiera (canela, limón, vainilla, naranja, cacao, licores, etc)…

Os pongo la básica y a partir de ahí podéis ir haciendo vuestras variaciones, dependiendo de para qué o quien la necesitéis.

  • 700 ml de agua mineral
  • 500 g de azúcar
  • Aromas opcionales (en mi caso usé la piel de ½ limón)

En thermomix es muy fácil de hacer, pero también os explico como hacerla de la manera tradicional.

Se introducen los ingredientes en un cazo, y se pone a hervir. Se remueve suavemente y pasados unos 10 minutos ya tenemos nuestro almíbar preparado.  Se ha de procurar que no cristalice, por eso os digo que no remováis muy fuerte porque le incorporáis aire frío a nuestro almíbar y eso no nos interesa.

Traducido a thermomix, sería, programar 10 min a varoma y velocidad 2.

Dejar enfriar y verter en una botella y a la nevera.

Se aprecia el colorcillo amarillento que coge de la piel de limón.

Si queréis aromatizarlo con vainilla, lo ideal sería añadirle una vaina de vainilla. Si lo preferís, podéis utilizar pasta de vainilla y con media cucharadita de café obtendréis un almíbar muy aromático. Y las cantidades serían las mismas para la esencia de vainilla. Como se obtiene mucha cantidad de almíbar, y los aromas son muy consistentes, con un poquito ya será suficiente.

Share on facebook
Facebook 0
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest 0
Share on email
Email
Share on print
Imprimir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *