Cakepops de la granja

Hace mucho que no publico…ante todo, pedir disculpas a los que esperáis recetillas y anécdotas nuevas. Tengo muchas cosas que colgar, pero últimamente voy liada con casa, cursos, trabajo, futuras colaboraciones, etc…

Para poder publicar una entrada, se requiere un tiempo, y no sólo el de escribir la receta únicamente, sinó el de hacer cómo preparar el qué y cómo se va a hacer, las fotos, si va a ir decorado o con fondo blanco ya es suficiente… son muchas cosas que requieren de tiempo, y la verdad, no siempre se tiene tiempo para todo, y ahí es como se acumula material para 10-15 entradas, sinó más.

Bueno, al lío, que hoy os enseño los Cakepops que hice para el cumple de Martí, mi sobrino pequeñín. De temática campestre como la tarta que ya os enseñaré.

Los cakepops o bolitas de bizcocho, se hacen de bizcocho. Se puede hacer con restos de uno, o bien con uno hecho para tal fin.

Lo ideal para hacerlos es con un bizcocho horneado el día de antes, así nos aseguramos que está frío y ha perdido el grado de humedad para que se pueda desmigar bien.

Como ésto no es una receta própiamente dicha, no hay unas cantidades fijas como en otras recetas. Pero de manera orientativa, os diré que por cada 250 g de bizcocho desmigado necesitaréis unas 3 cucharadas de buttercream o ganache de chocolate. En el caso de mis animalillos, utilicé bizcocho de chocolate y crema de cacao, o sea que quedaron hipermegachocolateados…ummm!!!

Una vez desmigado, cosa que se puede hacer a mano o con una picadora/Thermomix, se ha de mezclar con una crema del tipo buttercream, ganache, crema de queso, o similar. Con esto lo que hacemos es que la masa coja cuerpo y consistencia para que se puedan formar las bolitas cómodamente. Ojo, no os paséis con la cantidad de crema, que se pueden hacer tan blandos que se os desmoronen, pero tampoco le pongáis muy poca, pues se cuartean y son más difíciles de cubrir.

Una vez hechas las bolas se dejan en la nevera para que cojan firmeza, por un mínimo de dos horas.

En el caso de querer hacer los Cakepops, necesitaremos palitos de piruleta o en su defecto palos de brocheta, mucho más fáciles de conseguir.

Para cubrir el Cakepop utilizaremos chocolate o bien Candy Melts de colores. El chocolate admite colorearlo, siempre y cuando se coloree con colorante en pasta de base grasa, si usamos un colorante líquido, no se emulsionará bien con el chocolate y corremos el riesgo de que se nos hagan grumos.

En cambio, con los candy melts, partimos de la base de que ya los podemos comprar coloreados y saborizados.

En mi experiencia, me he dado cuenta de que el acabado con candy melts es mucho más perfecto, porque queda una capa más gruesa de “chocolate” pero seca muy rápido y hay veces que los detalles no da tiempo ni a ponerlos.

En cambio con el chocolate, el grosor de éste queda más fino, pero al secar más lentamente nos permite decorar con más facilidad.

Por otra parte, si vamos mojando en chocolate la bolita acabada de sacar de la nevera, por el choque térmico, se engrosa la capa, salvando el inconveniente antes mencionado.

En cuanto a la temperatura del chocolate o Candy Melts, recomiendo que no esté muy caliente, ya que si no, luego, la bolita suda y aparecen gotitas de agua.

Para calentar el chocolate o Candy Melts, es bueno hacerlo en el microondas, de esta manera se puede ir controlando y removiendo hasta que veamos que tiene la consistencia de una crema. Lo metemos en el micro a potencia media y cada 10-20 segundos, abrimos y removemos. Cuando esté listo, ya podremos mojar las bolitas.

Otra discusión sería la de mojar o no la bolita en el chocolate. Desde mi punto de vista si no se moja y las vamos bañando con una cuchara, no corremos el riesgo de que la bolita se nos caiga en el chocolate, cosa que podría hacer que se ensuciara con migas de bizcocho.

Para clavar el palito, cogemos una bola y un palito, y mojamos éste en el chocolate o Candy Melts, y acto seguido pinchamos la bolita controlando no clavar hasta más de la mitad de la bolita, ya que si no se nos partirá el Cakepop.

Luego, las bañamos una a una y las decoramos con ayuda de sprinkles o decoraciones que tengamos preparadas con fondant. Yo tenía listas las orejas de cada animalillo, así como crestas, patitas y piquitos. Hay que tener en cuenta que el CM endurece muy rápido con lo que es necesario ir por faena, es decir, cubrimos con el Candy Melts y decoramos. Para el caso del chocolate le cuesta más endurecer y lo ideal es esperar un poco para empezar a decorar o de lo contrario, los detalles de fondant resbalarán y acabarán en un sitio que no queremos.

Se clavan en un porex y se dejan secar. Luego se podrán embolsar y poner un lacito bien mono para regalar y degustar.

Otra opción de decoración es hacerlas sin palito a modo de bombón, que también quedan muy resultonas.

Facebook 0
Twitter
Pinterest 0
Email
Imprimir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *