Tutorial decoración. Ramo de flores en galleta

Hemos decidido publicar de nuevo éste tutorial para que podáis ver lo sencillo que es decorar una galleta con fondant. Con la receta que os dimos en el post anterior, las mejores galletas de mantequilla para decorar, podéis elaborar las galletas y con las instrucciones de más abajo, decorarlas.

En este paso a paso, os explico en imágenes la elaboración de este ramillete de lavandas, aunque esta es solo una idea, las posibilidades son muchas.

Para empezar a decorar, necesitamos lo siguiente:

  • Fondant de los colores escogidos (violeta, verde y blanco)
  • Rodillos (liso y con textura)
  • Estecas (de corte y de bolillo)
  • Pegamento comestible y un pincel
  • Un saquito hecho con gasas que contenga maicena
  • Cortantes (el de la forma de la galleta y el de florecitas de expulsor en dos medidas)
  • Plancha de goma EVA
  • Papel de cocina para acomodar la galleta
  • Sirope de maíz para pegar el fondant a la galleta (o leche condensada en su defecto)

Amasamos y estiramos el fondant blanco con el rodillo liso y cuando lo tengamos de un grosor uniforme, le pasamos el texturizador para darle el relieve que más nos guste.

Con el cortador de galleta, preparamos la base del fondo de la galleta, y la pegamos con un poco de sirope de maíz.

Procuramos no presionar el fondant sobre la galleta para evitar eliminar el relieve que le hemos dado y no romper la galleta.

Preparamos el color para las flores de lavanda. Haremos dos o tres tonos a partir del violeta oscuro escogido al principio y en diferentes proporciones y lo iremos mezclando con blanco.

Estiraremos el fondant violeta más intenso y lo troquelamos, hasta obtener una docena de florecillas oscuras (para evitar que se pegue a la mesa, podéis usar la maicena, pero en muy poca cantidad para que no blanquee el fondant.) Repetir con el resto de tonos de violeta obtenidos.

Cogemos tres pegotitos de violeta oscuro que nos haya sobrado y lo pegamos en la base de fondant texturizado con un poco de pegamento comestible.

Vamos añadiéndole y pegando las florecitas que tenemos reservadas, combinando colores.Con el bolillo marcamos los centros de cada flor, de esta manera, también estamos haciendo que la flor quede bien fijada a la galleta.

Con el fondant verde, hacemos unos churritos finos, con las manos y estos harán de tallos de nuestro ramo de lavandas. Personalmente, pienso que en esta ocasión, es mejor hacerlo con las manos que con una pistola extrusora (una herramienta tipo pistola para hacer galletas, que se usa para estos fines, pero que la mayoría de veces, hace que se vean estrías en el churrito).

Para acabar, haremos el lacito, cortando una tira muy finita de fondant blanco que uniremos como un 8, y luego le pegaremos las dos tiras finales de la lazada.

Como podéis ver el resultado es muy bonito y aunque asusta ver tantas fotos, os animo a que lo intentéis, es muy sencillo y seguro que os quedan unos bouquets preciosos. Y quien dice bouquets, dice decoraciones que podéis personalizar a vuestro antojo, como por ejemplo, las de estas fotos.

 

Estamos preparando algo muy útil para las mamis ( y no mamis) a las que os cuesta rascar minutillos de vuestro tiempo, así que si lo queréis ver, en breve os pondremos un adelanto. No os perdáis nada siguiéndonos en facebook o twitter.

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *